Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
A Santa Teresa de Jesús
No Temas
Poema por el niño nonato
Me gustaría que fueras alguien
LA NACENCIA
Tres corazones
Nonato
Explosión vital
NO CALLAREMOS
ROMANCE DE LA VOZ EN LA SANGRE
ROMANCE DE AQUEL HIJO
Clamor desde el seno materno
Beso por Beso
Elegía del padre de un niño abortado
Mamá, gracias por dejarme nacer
Yo soy el tallo cruelmente tronchado
Elegía al hijo no nacido por el aborto.
Elegía al hijo no nacido por el aborto
Mi Chance por Jaime Thietten

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Familia
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
Otros
persecuciones
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
SPA
Testimonios
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

Elegía del padre de un niño abortado

autor: Admin

categoría: Poemas

Abierto a todos los lectores

 

Un padre ansía estar con su hijo abortado


Yo espero ansiosamente por el lejano día,
en el que mi trabajo terrenal se termine,
y pueda ir hacia Cristo con dolor y alegría,
y rescatar mi niño entre los serafines.


Y llevarlo de pesca por celestiales ríos,
y dar a mi pequeño su tarde de pelota,
y divertirnos juntos, y dejarle que ría,
y quitarme la pena de sus alitas rotas.


Yo nunca pude verlo, porque fué eliminado,
mientras iba escondido en el claustro materno.
Yo nunca vi su rostro, pero lo he adivinado
desde este desamparo de mi dolor paterno.


Se que fuí perdonado por la Gracia Divina,
de ese Cielo tan alto que enfrentaré mañana,
que aborto es la palabra que al oído lastima,
en el odio y veneno de fieras inhumanas.


Para gozar la vida en siniestra ignorancia,
yo devolví el regalo de un angelito alado.
Dolorosa vergüenza fue mi sola ganancia,
¡Perdóname hijo mío!...¡Yo volveré a tu lado!


FUENTE: Keith Piper, "Elegía del padre de un niño abortado."
(Versión al español por Loló Acosta de Villalta.),
Publicado en Escoge la Vida (enerofebreromarzoabril de 1994),
Suplemento "Caminos de Esperanza
".

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(23.20.64.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote