Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
Los abortivos: El otro dolor prohibido
Para la mujer que abortó y está arrepentida
Maternidad y aborto
Chile: nace Proyecto Esperanza
Aborteros Convertidos
La Iglesia es madre de las mujeres que han abortado
Carta de una amiga
Me he negado a mí el ser feliz, el poner la mano sobre mi vientre y decir: buenas noches hijo mío
Llamamiento
CONSECUENCIAS DEL ABORTO EN EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
Reflexión especial para mujeres que han recurrido al aborto
Evidencias científicas sobre las repercusiones del aborto inducido en las mujeres
Proyecto Raquel
El síndrome postaborto también lo sufren los hombres
El duelo por el aborto provocado
El proyecto Raquel para vencer el Sindrome post aborto
Seis razones por las cuales los hombres SI pueden hablar de ABORTO

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Familia
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
Otros
persecuciones
Poemas
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
Testimonios
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

2 comentarios, leerlos
Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

Aborteros Convertidos

autor: Admin

categoría: SPA

Abierto a todos los lectores

 

Fr. Frank Pavone. National Director, Priests for Life“El centurión que estaba al pie de la cruz de Cristo inmediatamente se horrorizó por la crucifixión que acababa de ejecutar siguiendo órdenes. Cuando Cristo murió, ese centurión soltó su espada y arrodillándose exclamó: “Verdaderamente, ¡este hombre era inocente!”

Los que hemos participado en el asesinato de niños por nacer somos los centuriones de hoy. Hemos dejado nuestras espadas que empuñábamos contra los niños por nacer. Ahora debemos reconocer la profundidad de nuestra culpa y lidiar con sus ramificaciones… Para revitalizar nuestra humanidad tenemos que perdonar y ser perdonados, reconciliarnos y ser sanados.”

Estas palabras provienen de un folleto de la “Sociedad de Centuriones” (Society of Centurions), una organización para antiguos proveedores de abortos. Estas palabras transmiten de una manera bella y conmovedora lo que está pasando en todo el país a medida que cientos de aborteros y sus asistentes experimentan el arrepentimiento, la conversión y la sanación.

En las últimas siete columnas, (mirar los enlaces que hay al lado del que se muestra a pie de post) he reflexionado sobre las vidas y las almas de los aborteros. He citado sus palabras para que puedan vislumbrar su dolor. En esta columna, me complace contarles una vez más que antiguos aborteros algunos de los cuales, como Bernard Nathanson, Carol Everett y Tony Levantino, Uds. ya conocen son sólo la “punta del iceberg.” Hay muchos más y son más aún los que continúan acercándose a diario a la luz de Cristo.

Nuestro ministerio en Priests for Life, que opera el mayor programa de recuperación de abortos en el mundo, Rachel’s Vineyard, también asiste a los aborteros en su camino al arrepentimiento. Nunca olvidaré cuando sentado con un grupo de estos varones y mujeres durante varios días en Semana Santa escuchaba como decidían que al regresar a casa tratarían de contactar a cada mujer a la que habían practicado un aborto para pedirle perdón. También los escuché contar como, después de su conversión, dedicarían cada día a uno de los niños que habían asesinado. Les pondrían nombre, les escribirían cartas y rezarían una profunda plegaria de perdón.

¿Cómo empieza esta conversión? Mi experiencia confirma lo que también afirma el Dr. Philip Ney. Según él, “los factores que cambiaron su opinión sobre la práctica de abortos, en el siguiente orden de ocurrencia, fueron: evidencia de la humanidad del niño, una experiencia espiritual, angustias personales, evidencia de la angustia de la madre, artículos científicos, ser aceptados como persona, una relación personal con alguien pro-vida, piquetes pro-vida. Para la mayoría… hubo más de un factor.” (El camino del centurión, The Centurion’s Pathways, p.77)

El camino no es fácil. Hay tanto dolor y culpa que enfrentar y tantas racionalizaciones que deshacer que el centurión se verá tentado a decir: “Ahora está todo bien, Jesús me ha sanado, y simplemente olvidaré el pasado.” Pero Jesús, que nos sana, nos llama a enfrentar la verdad de lo que hemos hecho, restituir cuando es posible, y comprometernos en el difícil trabajo de reparar relaciones. Priests for Life está listo para ayudar.

Oremos por los Centuriones, y ¡ojalá que su número aumente!

priestsforlife.org/spanish/

 

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(54.166.201.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote