Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

estás en: Adopción Espiritual :: Textos clave

Nick: Pass:

 

versión imprimible o para lectores de baja capacidad visual

en esta categoría y grupo:
La misión de la familia
El matrimonio: obra de Dios
El sacramento del Matrimonio en el Catecismo de la Iglesia Católica
Hombre y Mujer
Dios y el matrimonio
Se demuestra que niños crecen mejor con padres casados
Si perdemos la familia perdemos el plan de Dios para nuestras vidas
Familia: “La escuela de Bellas Artes más importante”, dice Arzobispo
¿"Pierdes el tiempo" junto a tus hijos?
Cómo mantener el equilibrio entre la autoridad y la paz familiar
Hacer familia
La Prioridad más importante: ¿Quedarse en casa?
Jim Bob y Michelle Duggar están esperando su hijo número 19
¿8 cesáreas u 8 personas? Mis 8 hijos
La familia fecunda, un pequeño mundo
Discurso
Es preciso defender los derechos de la familia
Los cinco edificios que construye cada familia, según el papa Francisco

 

Otras categorías:
25 de marzo
Adopcion espiritual en el mundo
Adopción espiritual: antecedentes
Anticonceptivos
Asociaciones pro vida
Bioética
Con humor y con amor
Cultura de la vida
Documentos
Educación
Iniciativas
La acción provida
La oración provida
La voz del Papa
Libros
Motivos para adoptar
Nosotros
Oración
Otros
persecuciones
Poemas
Preguntas y respuestas
Recursos Provida
Relativismo
SPA
Testimonios
Vigilias
¿Por qué luchar contra el aborto?

 

Añadir un comentario

 

Buscar

ingresa una palabra o frase

Buscar en:

marcar/quitar las categorías

Adopción Espiritual:

Textos clave

Oraciones

¡Urgente!

Presentación

Testimonios de adopción espiritual

Está sucediendo:

Noticias

Calendario

Extras:

 

dentro de los textos

en títulos

en resúmenes

¿8 cesáreas u 8 personas? Mis 8 hijos

autor: Estrellita

categoría: Familia

Abierto a todos los lectores

¿Qué significa ser responsable? ¿Tener un hijo, dos? ¿Tener todo calculado? ¿Vivir en la comodidad egoísta sin sacrificio alguno? ¿No arriesgar nada por algo que valga la pena?

 

Por: Silvina Martínez de Pollicino | Fuente: http://www.fluvium.org 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me llamo Silvina, profesora de Historia, casada y madre de familia numerosa. Tengo 8 hijos y todos nacieron por cesárea. Con 48 años y habiendo vivido la maternidad desde muy joven, creo haber reflexionado sobre la vida y sus riesgos. La ciencia médica (la verdadera que está al servicio de la vida, como debe ser), no sólo ayuda sino que, proporciona todos los medios para poder seguir adelante con los embarazos llamados de riesgo o alto riesgo. Hoy en día esto no se comprende, pues la práctica médica más extendida aconseja no pasar por ese trance de las cesáreas más de tres veces. En realidad se trata de una consigna ideológica. Yo misma lo pude comprobar en mi propia carne... En mi séptima cesárea, tuvo que intervenir un cirujano para operarme una hernia inguinal. Sin saber el número de cesáreas que yo tenía, y viendo mi útero me animaba a tener más hijos “porque usted está fantástica”, me decía. Cuando mi obstetra, le dijo que era mi séptima cesárea, casi se desplomó e inmediatamente cambió de opinión y comenzó a decirme que no tuviera más hijos. El veía la realidad de mi tejido que le indicaba lo contrario, pero su concepto de “tres cesáreas y punto” era más fuerte. Está claro lo que puede hacer la ideología en la conciencia humana. Aunque nuestra actitud pueda parecer de irresponsabilidad, puedo asegurar que mi marido y yo no estamos locos. Precisemos un poco, ¿qué significa ser responsable? ¿Tener un hijo, dos? ¿Tener todo calculado? ¿Vivir en la comodidad egoísta sin sacrificio alguno? ¿No arriesgar nada por algo que valga la pena? Muchas veces nos dijeron que, nuestra actitud era providencialista, significando con ello que no medíamos las consecuencias de los actos que realizábamos. Debo decir que, no considero a priori que, el tener muchos hijos sea una irresponsabilidad. Depende todo de las circunstancias personales y sociales en las que uno se encuentre (armonía conyugal, salud física y psíquica, posibilidades económicas, etc.) Creo haber obrado con responsabilidad, ya que siempre supimos con mi esposo que probablemente estábamos concibiendo un niño, y así lo queríamos. Y el ser responsable, no excluye la creencia en la Providencia de Dios. Por el contrario Dios cuenta con nuestra “libertad responsable” (si cabe el término) para obrar y colaborar con Él y nosotros contamos con su cuidado amoroso, porque de verdad nos creemos que existe Dios. Cuando se enteran de que, somos padres de ocho hijos, nos acotan siempre que evidentemente debemos tener un buen pasar y que el dinero y la salud nos sobran. La salud, debo decir que no siempre ha sido muy buena. Las cesáreas, dejaron de ser un problema, cuando a partir de mi cuarto hijo, comencé a tener dificultades por incompatibilidad sanguínea con mis niños. Pero la Medicina, ha avanzado mucho, gracias a Dios, y existen medicamentos y tratamientos apropiados para estos casos que posibilitaron tenerlos sin dificultades de ningún tipo. Y con respecto al dinero, siempre tuvimos lo “necesario” (y remarco la palabra) para criarlos y educarlos, obviando muchas veces cosas que la sociedad nos impone como necesarias y no son tales. Pero, más allá de lo que mi marido y yo hayamos decidido, cada hijo aporta las posibilidades “infinitas” del desarrollo de la persona; uno menos sería el privarnos tal vez, de la riqueza de esa persona y de su aporte a la vida familiar y social. Es conocida la anécdota sobre las incapacidades familiares de Beethoven y de los antecedentes físicos de sus hermanos. Si su madre hubiera vivido hoy, toda la pseudociencia le hubiera aconsejado abortarlo. Y así la humanidad se hubiera visto privada de su genio. Cada ser es único e irrepetible. Cada uno con su riqueza personal y con sus características, nos proporcionan una inmensa felicidad (no exenta de problemas a veces, pero es que, así es la condición humana). No me imagino la vida sin ninguno de ellos, me refiero sin haberlos conocido. Y esperamos de ellos que desarrollen cada una de las potencialidades que tienen escondidas aún y que puedan servir a los demás. Al tener tantos hijos, a veces he pensado qué podría aportar a una mujer que se plantea abortar. Lo primero que le diría es que se informe bien acerca de lo que significa un aborto (aunque sea muy triste, hay muchos abortos filmados y en estos casos conviene verlos). Segundo, que averigüe sobre las dificultades que le aquejan, no contentándose con la opinión de un solo médico, investigando, etc. Tercero, que busque un buen ginecólogo que públicamente esté a favor de la vida, ya que la opinión científica de estos no está influida por la ideología de la muerte. Cuarto, que busque el consejo y el apoyo de muchas de las instituciones que hoy trabajan para acompañar y ayudar a las mujeres embarazadas. Y por último, que la vida está llena de dificultades y que, el afrontarlas y buscarles una verdadera solución sin atentar contra la dignidad de la persona humana es lo que la hará verdaderamente feliz y plena, sabiendo que ha puesto todo de sí para sortear los inconvenientes.

 

 

enviar por mail (¡también a tu propia casilla!)

 

Añadir un comentario

 

título:

 

autor:

(23.20.64.--- )  

 

 

Adopción Espiritual

programación y diseño: Estudio Quijote