Textos clave: Derecho a cristiana sepultura de los niños por nacer

 
categoríaIniciativas
fecha20-9-2008
autorAdmin



 
San Luis, 17

Set. 08 (AICA)

 

Piden que los niños no nacidos también reciban cristiana sepultura

Piden que los niños no nacidos también reciban cristiana sepultura

El concejal Santiago Saín, del Bloque Participación Vecinal, presentó en el Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis, al que él pertenece y que preside Oscar Adolfo Di Sisto, un original proyecto de ordenanza que no tiene antecedentes legislativos en la Argentina.


     El proyecto propone, en primer lugar, que la ciudad se adhiera a la ley provincial por la que se declara el 25 de marzo como "Día de los Derechos del Niño por Nacer".


     Luego propone que el municipio promueva, por el área municipal que corresponda, a través de actividades de difusión, información y educación, tendientes a resaltar la importancia de preservar la vida desde la concepción hasta su muerte natural, a la concientización de los padres que sufren la pérdida del niño antes de nacer, que tendrán el derecho de requerir los restos de sus hijos al nosocomio correspondiente para darles cristiana sepultura, interrumpiendo su comercialización.


     El Municipio a través del área de Desarrollo Social y Humano deberá brindar ayuda psicológica y cualquier otra asistencia que la muerte de un niño por nacer requiera, y considerar la posibilidad de destinar un lugar adecuado en los cementerios municipales para la sepultura de los niños fallecidos antes de nacer, producto de abortos terapéuticos.


Fundamentos

     El concejal Santiago Saín fundamenta su proyecto en una serie de consideraciones que anota en los siguientes términos:

     “Que somos quienes somos porque en un primer momento fuimos esa primera célula humana y que estamos hablando no de un ser humano en potencia sino de un ser humano con potencialidades, siendo el cigoto, embrión, feto, bebé, niño, adolescente, adulto y anciano simplemente etapas evolutivas de un mismo ser.


     “Que es imprescindible reconocer a los restos fetales  -fruto de procedimientos quirúrgicos terapéuticos-  como humanos, ante una legislación que los considera como tales y a pesar de que permite que puedan ser comprados y vendidos a laboratorios, crear impedimentos para que no sean considerados una mercancía, en nuestra ciudad.


     “Que esa comercialización de fetos abortados, podría dejar de realizarse entregando los restos a los padres que así lo soliciten, para darles cristiana sepultura en los cementerios municipales en un lugar adecuado y acondicionado ad hoc.


     “Que analizando situaciones análogas, históricamente la consideración como seres humanos de estos restos en los Estados Unidos fue a partir de la presidencia de Ronald Reagan quien -después de una larga batalla en las Cortes entre el Condado de Los Ángeles (California) y la industria del aborto- logró que 16.433 cadáveres fueran enterrados en un cementerio de la ciudad, el 6 de octubre de 1985. Durante el entierro, se llevó a cabo un servicio de oración en el cual participaron funcionarios públicos, clérigos y otros ciudadanos. Todos los sarcófagos fueron enterrados mientras ante la presencia de un funcionario público se rezaba un responso.


     “Que hace apenas unos días, el 8 de septiembre de 2008, en el Distrito Federal de México, se acaba de crear, dentro del principal cementerio de la capital azteca, un lugar para depositar los restos de fetos abortados terapéuticamente, que es un espacio creado a petición de la madres y abarcará doscientos metros cuadrados, con una capilla y un espacio donde se alojarán los restos humanos.


     “Que si bien no hay expresa legislación nacional al respecto sólo proyectos de ley referidos a los Derechos del Niño por Nacer, como el presentado por la diputada nacional Eusebia Jerez de Sosa, refrendado por la firma de una gran cantidad de legisladores pertenecientes a diferentes bancadas, inclusive legisladores de nuestra provincia, existe un reconocimiento por parte de la legislación a esta temática”.


     Luego aporta diversos argumentos de tipo jurídico, y un conjunto de normativas internacionales, nacionales y provinciales, que reconocen que desde el mismo momento de la concepción existe un nuevo ser humano sea viable o no, con derechos y garantías, porque la vida humana por más pequeña que sea, tiene el derecho dado por Dios de ser protegida por la ley, debiendo ser respetado, en una misma línea argumentativa, si se produce la muerte del ente.


     Más información puede pedirse al concejal Santiago Saín a los teléfonos (02652) 43-4006, o (02652) 15.58-0975, o al correo electrónico: concejalsantiagosain@hotmail.com.+

 


cortesía de Adopción Espiritual